INICIO
   EMBALSE DEL EBRO
AYUNTAMIENTO
ACTUALIDAD
  UTILIDADES
Contacto

 

EL MOLINO DE ORZALES

 

CANDIDATURA PREMIOS EUROPA NOSTRA 2017

Candidatura en inglés.Pdf.

 

 


 

La fuerza del agua

La fuerza del agua mueve el rodete, la fuerza del agua mueve la turbina. El fundamento de las modernas centrales hidroeléctricas y de los antiguos molinos maquileros es el mismo.El ser humano ha empleado la fuerza torrencial del agua desde la antigüedad en su provecho. Ya sea regando sus prados, cultivos y huertas con torgas y canales; lavando mineral para arrancar de la tierra el hierro o el oro; o almacenándolo en presas primero de palos, luego piedras y hoy hormigón para usar su ingente fuerza motriz para moler cereales o “hacer luz”. 

 

El paisaje campurriano

El cereal se extendía por toda Cantabria, bien sea el centeno y el trigo y luego la revolución del maíz llenaron Cantabria de ingenios hidráulicos. Primero con presas de palos, troncos y maderos y luego con mampuestos y sillería represaban el agua para dar fuerza motriz a las ruedas de piedra que transformaban el grano en harinas.

Con la llegada del siglo XX, las lámparas de aceite se transforman en eléctricas, muchos molinos de los grandes cauces cántabros se convirtieron en “fábricas de luz”, se amplían y dotan de turbinas y motores para producir energía eléctrica.Mientras esto ocurría, primero en el siglo XIX la Cantabria del Norte y luego desde los años 1940 en la Cantabria del Ebro, se pratifican, el maíz se vuelve forrajero y pasa dedicarse al ganado, desaparecen todos los cereales a favor de los prados de siega y diente.

 

En este iter se va arruinando por desidia y abandono, el rico patrimonio de molinos cántabros.

 
Su pequeña historia

 

En este mismo pueblo de Orzales, existen testimonios de dos antiguos ingenios hidráulicos desparecidos en el paraje de Los Molinos, aguas arriba de este mismo arroyo.

El molino de Orzales se sitúa sobre el cauce del río La Pesquera, en la orilla norte del Embalse del Ebro, en un espacio de alto interés paisajístico y es un elemento que atestigua la vida de las gentes en esas tierras, hoy anegadas, igual que en Las Rozas de Valdearroyo lo hace la torre inundada de la iglesia de Villanueva. 

 El molino harinero de Orzales, es junto al particular de La Costana, uno de los dos únicos molinos que quedan en pie dentro Campoo de Yuso. Anteriormente eran muy numerosos y se distribuían por muchos arroyos de Yuso, existiendo testimonios en La Población, Orzales, Monegro, Servillejas, Servillas y Quintanamanil, entre otros, pero la ruina o la inundación del Pantano del Ebro acabó con todos. 

 

 

 Un molino familiar

 

El edificio fue construido hace unos 150 años por D. Eusebio Fernández, “El Indiano”, más tarde pasó a su hijo D. Fidel Fernández Peña y después a su nieta Dña. Emilia Fernández Bustamante. Fue expropiado a Fidel por la construcción del Embalse del Ebro, si bien entonces no fue derribado. No obstante, continuaron sus propietarios utilizándolo a título de precario.

 El pequeño cauce fluvial movía,con represadas, los rodetes de tres ruedas que molturaban el grano. Ya con el Embalse construido, cuando sus niveles de agua eran altos, quedan inundados e inhabilitados para la molienda. Así, los molineros decidieron instalar motores eléctricos para mover las ruedas. La piedra Oeste se empleaba para pienso, mientras las otras dos se dedicaban a la harina de trigo.

 En la licencia fiscal del impuesto industrial del ejercicio 1961, el edificio consta con actividad de molino maquilero de tres ruedas, Ø 3,30 teniendo una actividad productiva de seis meses al año. Las tres ruedas eran alternativamente accionadas por motor eléctrico de 4 H.P. y se declara que cuando el embalse alberga niveles altos de agua, la temporada de molienda se reduce a 3 meses al año.   En 1969 Dña. Emilia Fernández Bustamante, nieta del constructor, pasa a ser titular de la explotación del molino. Ya en 1987 sólo funcionarán dos ruedas y es cuando se procede a la baja definitiva de la licencia fiscal de actividades comerciales e industriales por su titular. 

 Posteriormente, se usó puntualmente como gallinero y almacén, para finalmente quedar sin uso y deteriorarse. De la harina de este Molino, se decía que tenía buen refino y muy buen tacto, mucho mejor que el Molino de Medianedo y otros de Campoo. 

 

 La polémica

Entre 2008 y 2010 se suceden las negociaciones infructuosas entre el vecino D. José Manuel Álvarez Díaz (heredero de los antiguos propietarios) y el Alcalde de Campoo de Yuso, D. Eduardo Ortiz García, ante la Confederación Hidrográfica del Ebro  para conseguir la cesión del Molino para la vecindad campurriana, sin obtener respuesta alguna.

En el año 2011 la Confederación Hidrográfica del Ebro solicita licencia municipal para derribar el edificio. Tras conocer la petición, D. Miguel Ángel Toca Gutiérrez, de la Asociación Cultural Santa Águeda de Campoo de Yuso (ACSACY) impulsa una campaña para proteger el Molino por su valor cultural. Inmediatamente se une a la misma el Ayuntamiento de Campoo de Yuso, que rechaza el derribo, junto a numerosos vecinos de la localidad de Orzales y  su Junta Vecinal.

 La Asociación reclama insistentemente que el dinero que el Estado iba a emplear en su derribo se emplee en su reconstrucción, sin conseguirlo.

Desde el Ayuntamiento, se remite el expediente a la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria, que se desentiende de la protección del Molino. 

 El Ayuntamiento de Campoo de Yuso, el 19 de abril de 2011, acuerda por unanimidad en Pleno, que se proteja el Molino de Orzales y que el Gobierno de Cantabria inscriba el monumento en el Inventario General de Patrimonio Cultural de Cantabria.

 Finalmente, la Confederación Hidrográfica del Ebro desistió del derribo y cedió, tras largas negociaciones con su Presidencia, el 14 de agosto de 2012 el monumento al Ayuntamiento de Campoo de Yuso.

 

 

 La recuperación

 

Todo el edificio se encontraba dañado por el abandono y la ruina progresiva. La cubierta del edificio se encontraba parcialmente hundida, los suelos afectados por la podredumbre y los canales sin compuertas y aterrados.

Afortunadamente, el afán de proteger el patrimonio campurriano y la acción decidida del Ayuntamiento de Campoo de Yuso y su vecindad, unida a un proyecto ambicioso y muy cuidado, hábilmente ejecutado por el contratista y mucho esfuerzo del personal del Ayuntamiento de Campoo de Yuso, ha permitido la recuperación del Molino de Orzales como monumento cultural etnográfico.

 

 

Textos: Miguel Ángel Toca Gutiérrez & Jaime Toca Gutiérrez

 


 

       

       Documental interesante para saber más sobre este monumento hidrográfico   

 

CANDIDATURA PREMIOS HISPANIA NOSTRA 2016

Candidatura Premios Hispania Nostra 2016.Pdf.

 

 

ayuntamiento@campoodeyuso.es